No te olvides de celebrar tus progresos

No te olvides de celebrar tus progresos.

Es cierto que cuando estas empezando el mundo del deporte todo es nuevo, por lo tanto todo te produce muchísima alegría, y ganas de seguir…pero cuando ya llevas un tiempo, unos 6 meses o pasando ya el primer año, las cosas cambian.

Empieza el estrés por mejorar, por querer hacer los mismo tiempos de algunas personas con las que te comparas, bien porque empezaron más o menos a la vez que tu o bien por referencias que hayas cogido en competición y veas que mejoran y tu no.

No te machaques, todas las personas sufrimos un pequeño estancamiento en nuestra vida deportiva, la cual puede llegar tarde o temprano, pero llega.

Para poder superarla hay primero que ver que falla.

Puede ser la motivación, que realmente es algo fácil de perder y cuesta algo más de trabajo que vuelva, pero no es imposible.

Para trabajar la motivación necesitas hacer algunos cambios en tu rutina, por ejemplo cambia de sitio para entrenar, explora nuevos sitios, aunque implique desplazarte en coche, es mejor hacer un entrenamiento en una zona novedosa que no salir de casa.

CeJZHWzWIAAG-_F

 

No programes tu semana, sal por sensaciones, en vez de realizar series haz cambios de ritmo, libera tu mente de los entrenamientos, intenta que se parezcan pero de forma libre, déjate el reloj multifunción en casa y sal con uno que solo tenga cronometro, lo importante es disfrutar.

Tomate uno o dos días de descanso esa semana, y haz cosas diferentes, yo a esto lo llamo “hacer ganas de correr” a veces nos supera la presión de tener que estar al 100% en mil cosas y no llegar a un 20%, es síntoma de que es momento de bajarse del tren y dejar que todo fluya y que nada influya, no va a pasar nada en tu estado de forma por dos días de relax, es más puede hacerle más bien que mal ese descanso.

 

CdbZrvMWwAAZTUvQueda con gente para entrenar, si estás acostumbrado a ir solo, o al revés si siempre vas con gente date un respiro y ve por tu cuenta, es cierto que compartir objetivos es un estímulo para seguir, pero también es un arma de doble filo, hay días en los que puede que no te encuentres bien de ánimo o de salud porque este incubando un virus…e ir con el gancho en un entrenamiento puede destrozarte de moral y empezar la típica canción de “si voy mal en el entreno…en la carrera del domingo ya ni te cuento” o “para que habré venido a entrenar si ya sabía yo que iba mal…” pero también puedes contarles que hoy vas flojo de fuerzas y seguro que alguien se apiada y te hace el entreno más llevadero de menos a más. Si por lo contrario decides ir solo, porque normalmente entrenas con gente, intenta desconectar, no pienses en ritmos, ni nada, escucha tu respiración, tus sensaciones, ponte música, aunque no muy alta para poder escuchar esos signos.

 

Aprende a celebrar cada progreso, porque cada día que sales a entrenar, por el simple hecho de acumular los kilómetros ya estas mejorando, disfruta de la sensación de haber entrenado, de esa felicidad de poder hacer algo que muchas otras personas no pueden.

 

Se valiente los días de mal tiempo, las carreras pueden coincidir en días de lluvia, tormenta o nieve, y entrenar con esa climatología te ayuda a que el día de la competición estés igual de competitivo que siempre, que no te vengas abajo porque ibas a por una marca en concreto y ese día llueve…estarás aprendiendo, por el simple hecho de salir a entrenar a ganar a las excusas, a ganar confianza en ti mismo.

 

Disfruta de los pequeños progresos, no empeorar también es progresar, puede que lleves unas semanas haciendo las series en los mismo tiempos, no pasa nada, tu cuerpo está asimilando ese ritmo, y estas construyendo un colchón de base para futuros ritmos, que te será muy útil en carrera, sobre todo en carrera de larga distancia.

 

img_1989-copia2

Lo más importante para mantenerte en un deporte es saber disfrutarlo cada día, aunque el primer kilómetro sea lento, aunque la semana entera sea lenta, aunque no consigas el primer año un objetivo marcado, este deporte se alimenta día a día, con constancia, porque por experiencia personal os puedo demostrar que un atleta puede estar años sin conseguir una medalla y que luego, un día sin más llegue la tan ansiada esperada medalla, ¿Por qué? Porque a construido día a día un hábito, ha seguido los días de lluvia, mientras otros estaban de fiesta esa persona descansaba para entrenar, porque los días que no era capaz de terminar las series por cansancio o desmotivación las acumulaba en kilómetros suaves, porque era consciente de que para llegar a la cima debía recorrer todo el camino, y los días de lluvia salía, y los de viento, y os de niebla, porque solo así llegaría a ser quien quiere ser.

Si eres feliz con lo que haces, ya estas a medio camino de ser bueno en eso que haces.

Gema Martín Borgas

 

 

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Uso de cookies

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR

Suscribete a nuestro Newsletter

Recibe las ultimas noticias y actualizaciones

Muchas gracias, te hemos enviado un email para completar el registro

Pin It on Pinterest

Share This